Según en el momento que nos encontremos el mercado puede fluctuar. En el momento actual, con un mercado aún a la baja, es fundamental vender en el menor plazo de tiempo posible.

Según nuestras estadísticas las viviendas que salen a la venta a un precio superior con la esperanza de negociar, acaban languidenciendo meses en el mercado y terminan vendiéndose por mucho menos de lo que podría haberse obtenido desde el principio. Todos sabemos que precios hay en el mercado. Hay gente a la que no le gusta regatear, y si ven un precio demasiado alto, seguramente no irán a a ver la casa.A otros les encanta hacer bajadas, y en los tiempos que corren disfrutan haciendo ofertas bajísimas. Esos sí que visitarán y harán esas ofertas que a tí te indignarán, sin darte cuenta de que tú mismo les has invitado a hacerlo al poner un precio demasiado alto.