En la actualidad hay que hacer una cualificación financiera de los compradores, puesto que no todos poseen los recursos propios necesarios o la capacidad para endeudarse por la compra de una casa. Ayudar al comprador a encontrar la financiación adecuada es un proceso clave en la venta de tu casa. Por eso hay que estar en permanente contacto con las entidades financieras y saber dónde y cuándo presentar cada operación hipotecaria.