La localización exacta dentro de un mismo barrio, hace variar el precio de la vivienda y el deseo de los compradores adquirirla. La vivienda está donde está y no podemos moverla de su sitio.

La zona es la que es , así que tendremos que intervenir en otros aspectos en los que SI podemos influir.