Recuerda que la decisión de compra es emocional, más tarde la racionalizamos con elementos objetivos. Por lo tanto su estado de conservación, su presentación, limpieza, eliminación de olores, despersonalización de la vivienda y otros cambios puedes suponer la frontera entre recibir ofertas desde el primer día o no.